A los masones han pertenecido todo tipo de personas y personalidades relevantes de la historia, y muchos de ellos lo mantuvieron en secreto.

Fuente: www.okdiario.com

Los masones siempre han vivido rodeados de leyendas y mitos sobre quién controla esta sociedad secreta, cómo se creó y cuál es su funcionamiento. Muchas de las conspiraciones más celebres de la historia han sido atribuidas a estos masones que, también, han sido acusados frecuentemente de ser la verdadera sociedad que mueve los hilos en el mundo.

El origen más antiguo que podemos encontrar respecto a la creación de la masonería lo encontramos en el siglo XIII, asentados, mayoritariamente en Francia. Con al tos conocimientos en finanzas, economía, matemáticas y física, al principio solo se conocían dentro de su propio gremio. Poco a poco, ya en el siglo XVIII, estas asociaciones comenzaron a ampliarse por otros grupos de población y llegó la gran expansión por el mundo anglosajón, principalmente en Reino Unido y Estados Unidos.

Dentro de esta enorme expansión, que llega hasta nuestros días, a los masones han pertenecido todo tipo de personas y personalidades relevantes de la historia. Muchos de ellos lo mantuvieron en secreto, mientras que de otros siempre se ha sabido su pertenencia a alguna logia de los masones.

Voltaire

El gran ilustrado francés del siglo XVIII, fue alguien muy destacado en las letras y en sus fundamentos como máximo exponente de la Ilustración. Fue encarcelado en varias ocasiones por su critica a la corona y al orden absolutista que gobernaba en la Francia de la época. Su cuerpo descansa en París y formó parte de los masones durante años.

Considerado uno de los padres fundadores de Estados Unidos, Benjamín Franklin, se convirtió en un firme seguir de la ilustración cuando viajó a Francia e Inglaterra donde se empapó de toda la ideología liberal de la época. Esto le llevó a promover la independencia de las trece colonias americanas.

En el año 1731, Franklin entró como miembro de la Logia de Filadelfia, y en sus años en París, se convirtió en el Venerable maestro de los conocidos como la logia de ‘Las Nueve Hermanas’.

José Ortega y Gasset

Al igual que otros españoles ilustres como Manuel Azaña, Ramón Gómez de la Serna o Vicente Blasco Ibáñez, el filósofo y escritor José Ortega y Gasset se convirtió en masón y fue un respetado miembro de esta sociedad en España que, actualmente, cuenta con más de 350 integrantes.

Alexander Fleming

El Premio Nobel de Medicina por descubrir la penicilina, entre otras cosas, también fue un miembro activo y muy destacado de los masones. Perteneció a varias logias ocupando altos cargos en las estructuras de poder de la sociedad. Entre estas logias destacan su pertenencia a la Gran Logia Unida de Inglaterra y a la Gran Logia de Nueva York, dos de las más importantes del mundo.

Clark Gable

El actor Clark Gable destacó en su trabajo y es considerado uno de los mejores actores del cine clásico norteamericano. El de Ohio, se unió a la Logia de Beverly Hills principios de los años 30, aunque era conocido por no respetar mucho las normas masonas de buena conducta.

Años después de pertenecer a la orden participaría en películas tan destacadas como ‘Lo que el viento se llevó’, o ‘Sucedió una noche’, por la que ganó su único Oscar.

Mozart

Los músicos clásicos como Mozart eran personas muy cercanas a la masonería desde su relación con los altos mandos de la política y mandatarios de la época. Mozart, el maestro de la música clásica, se convirtió a muy temprana edad en miembro de los masones ingresando en la logia de Zur Wohltätigkeit situada en la ciudad de Viena.

Poco a poco, y tras sus aportaciones y dedicación a la sociedad masónica, se convirtió rápidamente en Maestro Masón. Sus mejores amigos y personas más allegadas pertenecían o tenían relación con los masones, y compuso algunas obras notables para las reuniones masónicas como su Música fúnebre de 1785.

Winston Churchill

El Primer Ministro de Reino Unido del 1940 al 1945 y del 1951 al 1955, ingresó en la Francomasonería con tan solo 26 años a principios del siglo XX. Cuando llegó al poder ya era un reputado hombre masón, aunque jamás ocupó un puesto destacado dentro de la sociedad. Churchill era asiduo a las reuniones de su logia de Studholme, aunque se piensa que su entrada en la política le llevó a abandonar la orden.

Óscar Wilde

Uno de los más reputados escritores del siglo XIX, formó parte de la masonería desde que se hizo gran amigo del príncipe Leopoldo en sus años universitarios en Oxford.

Wilde se iniciaría en su logia en el año 1975, en la logia Apollo, que todavía sigue en acción en Reino Unido, y pasaría posteriormente a la logia Churchill. Marcado por su padre, miembro de los masones en Irlanda, Óscar Wilde fue un miembro activo de la comunidad masónica dedicando muchos de sus poemas a los masones, a su vinculación con ellos y a su forma de vida.